InicioQuienes somosDescargasEntérateDónde estamos




Pueblo de Dios en Misión

¿Qué es Pueblo de Dios en Misión?
Es un proyecto de misión parroquial permanente que nación en nuestra Arquidiócesis de Monterrey y que actualmente se lleva en cerca de 200 parroquias y además se ha extendido a varias diócesis del país. El Equipo Diocesano de Animación Misionera es el responsable de este proyecto.

¿Qué es lo que más le gusta a la gente de este proyecto?
Que ofrece un método misionero práctico basado e inspirado en la vida de Cristo y ofrece además materiales sencillos para que la gente sencilla impulse la misión en los barrios más alejados y marginados.

¿Cuál es la novedad que presenta este proyecto?
La metodología de los 12 pasos nos ayuda a planear una misión en la que los alejados y marginados sean no sólo espectadores sino, ante todo, protagonistas. Así la gente, en el barrio donde se hace la misión, asume responsabilidades y comisiones llegando a ser ellos mismos: Pueblo de Dios en Misión. En los equipos misioneros integramos gente cercana y lejana a la Iglesia, así como lo hizo el mismo Jesús. Además en la misión los niños son misioneros de los niños, los jóvenes de los jóvenes, los adultos de los adultos y los adultos mayores y enfermos son misioneros de sus mismos hermanos. Así en la misión trabajamos juntos como familia desde el niño hasta el abuelo.

Objetivo de PDM.
Convocar, a todos los bautizados de Pueblo de Dios, a un proceso de discipulado misionero que descubre un encuentro con Jesús, e inspirado en los pasos de su vida y misión, ofrezca la metodología y herramientas para convocar y capacitar equipos integrados con cercanos, alejados y marginados; que en comunión planeen y animen a su propia parroquia y sector a la misión permanente. Pero lo más hermoso de todo es: que al seguir los pasos de la vida de Jesús para planear, llevar a cabo y consolidar de manera permanente la misión, en realidad estamos siguiendo a Jesús como los siguieron los primeros discípulos hace más de 2000 años. En este camino nos hemos llevado muchas sorpresas maravillosas y hemos visto a la gente sencilla, a la gente alejada y marginada, tomar el lugar que les corresponde en la misión de la Iglesia.

Todos tenemos algo que dar y mucho que aprender. Recordemos que la misión no es nuestra, es de Jesús, es Él quien nos llama y el equipo que se convoca es equipo de Él. Jesús mismo, antes de llamar a este equipo, pasó la noche en oración para pedirle al Padre Dios que le mostrara a quiénes había elegido. Porque "la cosecha es mucha y los trabajadores pocos. Rueguen al dueño de los campos que envíe trabajadores para su cosecha" (Lc. 10,2)

 



Departamento de Animación Misionera. Arquidiócesis de Monterrey
Priv Miguel F.Mtz 625 pte. Monterrey, N.L.México | +52 (81) 1158-2728| animacion_misionera@outlook.es